Entradas

Protocolos de actuación y atención al paciente: Un camino hacia una buena gestión de una clínica médica.

El equipo humano dentro de una clínica necesita estar coordinado y sincronizado en todas sus directrices.

¿Te ha pasado que algunas veces las indicaciones o comentarios que realiza el personal responsable de la gestión con un paciente son contradictorios o no satisfacen las necesidades concretas del mismo?

En el ámbito de una clínica médica esto genera desacuerdos e incluso conflictos entre colegas y con los pacientes en general.
Esto sucede por varios motivos, entre los cuales destaca la falta de una serie de normas pautadas para hacer un seguimiento ante determinada situación. A esto se le conoce como protocolo de gestión clínica.

En este artículo te explicaremos qué es un protocolo de gestión clínica, su objetivo y te enseñaremos qué protocolos son necesarios para mejorar la calidad del servicio hacia el paciente.

¿Qué es la gestión de una clínica médica?

La gestión clínica se define como una estrategia que permite sistematizar y ordenar cada proceso de atención sanitaria de una forma adecuada y eficiente.

En otras palabras: La gestión clínica es usar los recursos intelectuales, humanos, tecnológicos, técnicos y organizativos para mejorar el cuidado de los pacientes y su seguimiento.

Esto se sustenta gracias a la participación de todo el personal con trabajo sincronizado, donde cada uno de ellos tiene un rol establecido y unas normas prediseñadas de modo que ninguna se contradiga o demuestre una imagen desorganizada.

Dicho de este modo, el protocolo de gestión clínica es el resultado de estas estrategias: Una serie de pasos a seguir por cada integrante del centro desde que el paciente entra a la consulta, diagnóstico y posterior tratamiento.

Objetivos de la gestión de una clínica médica

Los objetivos principales de la gestión de una clínica es optimizar los procesos que suceden día a día, administrar los recursos, materiales o productos y horas de trabajo de modo que la rentabilidad sea mayor, en resumidas cuentas se enfoca en la eficiencia.

Crear protocolos de gestión clínica es la manera más asertiva para organizar todo desde lo micro a lo macro sin interrupciones, incongruencias o malas interpretaciones.

Aquí todo el personal conoce su rol, sus funciones y las de los demás para hacer un verdadero trabajo en equipo.

También mediante los protocolos de gestión clínica se puede estandarizar la atención dependiendo de cada caso particular. Esto mejora la experiencia del paciente y ayuda a recolectar datos para mejorar este aspecto y construir un mejor perfil de patient persona.

Asimismo permite:

  • Establecer prioridades.
  • Definir y desarrollar mejores tratamientos.
  • Corregir desviaciones y casos complicados.
  • Solventar conflictos.
  • Mejorar la imagen de marca de la empresa.
  • Disminuir los tiempos de espera, formularios y papeleo legal, etc.

Aspectos sobre el paciente

Todo el protocolo de gestión clínica se ejecuta de forma paralela mientras el paciente hace el llamado Patient Journey map, es decir, el viaje que hace desde la primera visita, ya sea programada o de emergencia, su tratamiento y el seguimiento posterior.

Esto significa que el paciente necesita rellenar un formulario, programar citas, hacerse estudios, el tratamiento y todo lo necesario para solventar su necesidad.

El protocolo de gestión clínica dicta los pasos a seguir en cada uno de estos procesos para llevarlos a cabo de forma exitosa sin interrupciones de ningún tipo para que su experiencia sea la mejor posible.

Y a su vez el protocolo de gestión clínica pauta las directrices a tomar dependiendo de cada caso, que siempre será distinto en cada paciente, desde una primera cita de un paciente a una clínica médica hasta la actuación del equipo médico.

Tu personal siempre sabrá qué pasos seguir, cómo tratar a cada paciente de forma eficiente y mostrar una imagen cien por cien profesional en todo momento.

Recuerda que este es el objetivo principal de tu organización: Hacer uso de herramientas, materiales o productos, talento humano e infraestructura para satisfacer las necesidades del paciente.

¿Qué protocolos son necesarios para mejorar la experiencia del paciente?

Con todo esto dicho… ¿Qué protocolo de gestión clínica es el mejor para mejorar el viaje de experiencia del paciente? Toma nota de estos 5 consejos para mejorar tu gestión clínica:

1. Mejora la calidad de asistencia

Unificar todos los criterios entre los integrantes de tu equipo ofrecerá una visión más general.

Los protocolos de gestión clínica que contemplan todos los aspectos del patient journey map están más preparados para solucionar problemas y dar respuestas más acertadas orientadas a una mejor experiencia del paciente, lo que es igual a una mejor calidad de servicio.

Incluso puedes acortar los periodos de atención y simplificar pasos burocráticos que siempre generan puntos de tensión entre el paciente y la clínica, en específico aquellos relacionados con el presupuesto de su tratamiento y programación de citas.

2. Diseña un cuadro de mando

Un protocolo de gestión clínica requiere definir la función de cada integrante del equipo. Esto permite trabajar de una forma más ordenada, reduce procedimientos innecesarios y se convierte en una carta de éxito en la toma de decisiones que afecten tanto al paciente como a la clínica.

El cuadro de mando también da una imagen de empresa orientada en la excelencia, con respuestas concretas y tratamientos efectivos, justo lo que el paciente necesita y quiere.

3. Disminuye los conflictos

Al definir las funciones cada miembro del equipo sabe qué hacer y qué no. Dónde empieza y acaba su trabajo.

Esto disminuye las contradicciones o contraórdenes que no solo entorpecen el tratamiento, también afectan de forma directa a la imagen de la organización.

4. Mantén a tu equipo motivado

Cuando existe un protocolo de gestión clínica bien definido, se evita el trabajo extra y cada profesional tiene metas, funciones y objetivos claros.

Esto se traduce en una mayor efectividad en su trabajo, genera un ambiente más agradable y a su vez los mantiene motivados porque comprenden que cada uno de ellos forma parte de una gestión de trabajo en equipo.

5. Analizar y medir los resultados

Con el protocolo de gestión clínica es posible cuantificar y analizar los resultados de cada paciente, aportando valiosos datos que complementarán el perfil de patient persona y mejoran el patient journey map.

El análisis de estos datos permite una toma de decisiones de forma objetiva e inteligente para mejorar aún más la gestión clínica y ofrecer una mejor calidad de servicio.